Emprendimiento

10 características que poseen los emprendedores exitosos

Los emprendedores de hoy en día dependen en gran medida de sus objetivos individuales, el sector en el que operan y los productos o servicios que ofrecen para lograr el éxito con su empresa. Sin embargo, las características que tienen entre sí todos los emprendedores exitosos son extremadamente similares, sin tener en cuenta dónde trabajan. Dado que son personas que empiezan por su cuenta, los emprendedores deben poseer al mismo tiempo múltiples habilidades y rasgos personales que los diferencien del resto.

10 características que poseen los emprendedores exitosos

Si te estás planteando lanzar tu propio negocio, crear una startup o simplemente ser un freelance, ten en cuenta esta lista de 10 características que debe tener un emprendedor si quieres refinar tu personalidad.

1. Pasión

La pasión es la gasolina que controla las ambiciones y aspiraciones de todo emprendedor. Debes sentir esa pasión por tu idea para poder llevarla a cabo y que salga todo bien.

Es el motivo para levantarte por la mañana y trabajar sin descanso durante horas, hasta la noche. A medida que tu negocio va cogiendo forma, la pasión saldrá a la luz cuando empieces a invertir dinero, hagas campañas de marketing, o incluso cuando contrates a alguien para que trabaje contigo.

Es por eso que la pasión es un rasgo implícito que deben tener todos los emprendedores exitosos. Si no estás entusiasmado, emocionado, e incluso un poco obsesionado con tu empresa, no llegarás muy lejos.

2. Empatía

Como líder, la empatía significa ser capaz de percibir los sentimientos de otras personas y responder a esas emociones con conocimiento de causa. Como emprendedor, esta característica se puede trasladar a la realización de las mejores prácticas profesionales.

La empatía puede acelerar las ventas porque te hace entender qué problemas tiene tu público objetivo. Por tanto, puedes saber a qué mercado te enfrentas y cómo tus productos o servicios pueden ayudar a solucionar sus problemas.

Es más, los equipos que empatizan son más productivos e innovadores, dos funciones necesarias para el éxito de cualquier startup.

3. Buena habilidad comunicativa

Imagen de dos lores mirándose frente a frente

Los emprendedores necesitan comunicarse con cualquier actor clave que afecte a su negocio. Desde proveedores a clientes, incluso las relaciones que haya entre ellos, tener una comunicación efectiva es una obligación. Poseer esta habilidad no tiene precio, ya que también sirve para valorar de antemano qué equipos tendrán éxito en el futuro.

La falta de comunicación interna en las empresas entre los dueños y los trabajadores, o incluso entre los trabajadores entre sí, genera a largo plazo problemas de colaboración a la hora de sacar adelante el trabajo y genera también conflictos en el lugar de trabajo.

Además, según tu negocio va creciendo, necesitarás aprovechar dichas habilidades de comunicación para darle feedback y marcar la pauta a tu equipo. Tendrás que ir más allá y ejercer tu liderazgo para comunicar tus ideas y lograr relaciones y colaboraciones que lleven al éxito empresarial.

4. Capacidad para vender

Cuando lanzas tu negocio, lo más probable es que lo hagas solo y tengas que ejercer las funciones de vendedor. En este caso, tienes que ser capaz de ofrecer y vender tu producto o servicio de la forma más adecuada, ya sea buscando inversores o cerrado acuerdos con otras empresas. Eso sí, no te olvides que también debes venderte a ti mismo, a tu empresa y tu visión de negocio a los primeros empleados que contrates (incluso autónomos) para convencerles de que se suban al barco.

5. Aceptar bien las críticas

Ser rechazados forma parte de la naturaleza de los negocios, especialmente cuando tienes una startup. Los emprendedores encaran las críticas sobre sus ideas, procesos, prototipos que preparan, etc. Un rasgo que tienen los emprendedores exitosos es que no se toman las críticas como un asunto personal.

En su lugar, las ven como información constructiva y una buena oportunidad para mejorar. Es más fácil decirlo que hacerlo, ya sabemos que te dejas sangre, sudor y lágrimas en sacar tu negocio adelante, pero es mejor tomarse las críticas por el lado positivo. Date un respiro si lo necesitas y luego avanza.

Por ejemplo en el caso de nuestra empresa CUERNOSOFT STUDIO, una vez un amigo y cliente me comento que ¿Porque ese nombre? El lo escuchaba raro y feo, y yo como buen emprendedor le dije «Chupa el perro» ¡esta es mi empresa y le pongo el nombre que quiero! Y ya no me volvió a hablar. Pero esa vez comprendí que debo aceptar las criticas de manera pro-activa y no reactiva.

6. Competitividad

A la hora de montar tu negocio, entras en un terreno de juego muy poblado. Los emprendedores normalmente tienen que ser los mejores y tratar de crear productos o servicios que ocupen huecos a cubrir para los clientes. Este sentido de competir por algo es lo que les lleva a ser innovadores.

Ser competitivo también ayuda a los emprendedores a mantenerse por delante de otras empresas.

7. Confianza

Los emprendedores tienen altos y bajos en su día a día. Son un torbellino de emociones y de dudas. Para tratar de eliminar estas variaciones, lo ideal es tener la suficiente confianza en uno mismo y en su trabajo, despejando las dudas que pueda haber.

Si te ves bajo de confianza, no descartes ir a clases o terapia que te ayude a mejorar tu motivación y confianza. Otra buena forma de mejorar es asistir a eventos de comedia improvisada o teatro, que te ayuden a pensar y estar de pie enfrente a un grupo de personas (posibles inversores para tu negocio), aparte de ayudarte a mantener la calma cuando lleguen situaciones inesperadas.

8. Deseo de pedir ayuda

Una advertencia al exceso de confianza es saber cuándo pedir ayuda. Los emprendedores que realmente son inteligentes son aquellos que no confunden confianza con ser testarudos o presuntuosos.

Imagen de las manos de un hombre y una mujer agarradas

Admite que cuando estás empezando a darle vida a tu negocio, no siempre puedes hacerlo todo y necesitas ayuda de un experto en aquellas áreas que desconoces. Esto puede implicar que contrates a una persona externa que esté especializada en asuntos legales o en impuestos, o incluso un compañero de tu gremio que te pueda asesorar en alguna cuestión en particular.

9. Pensamiento creativo

Ser creativos es uno de los rasgos que que se suele decir que los emprendedores tienen desde nacimiento, se nace o no se hace con él. Sin embargo, cualquiera puede perfeccionar esta habilidad.

Recuerda que esta característica no se refiere únicamente a habilidades artísticas, sino también a ser capaz de solucionar problemas con imaginación, o aplicar conceptos de marketing poco comunes para captar a tu público objetivo.

Dentro del emprendimiento, la creatividad se traslada a procesos de pensamiento fuera de lo común que derivan en innovación y permite crear nuevos productos o servicios que tengan espacio en un mercado con una gran oferta.

10. Determinación

Puede ser un arma de doble filo, ya que regularmente debes tener tu trabajo hecho y la determinación de lograrlo, pero sin embargo hay tareas que requieren más esfuerzo para su consecución

Tener un correcto nivel de determinación se mueve entre la comprensión necesaria para ejecutar bien una tarea pero no sobrepasar el límite y quedarse atascado intentando lograr la perfección.

Puede que hayas oído la gran frase que toda startup tiene grabada a fuego de “hecho mejor que perfecto”. Como emprendedor, tu sustento vital está ligado a lanzar tu página web, tus productos o servicios, tu blog, o la aplicación con la que gestionas tu negocio.

Necesita esa determinación para completar la lista de tareas pendientes, pero también la sensatez de saber que no siempre puede hacerse todo a la perfección.

Author

Cuernosoft

¿Necesitas ayuda? Habla con nosotros