El comercio online ha supuesto una auténtica revolución en el mundo de los negocios, dado que cualquier persona puede comprar un producto o disfrutar de un servicio cuando lo necesite sin realizar demasiado esfuerzo, simplemente ejecutando la compra desde su casa. Para las empresas es sin duda una gran forma de dar salida a sus productos por una nueva vía, con mayor alcance que el ofrecido por los canales de venta tradicionales.

Sin embargo, existe la creencia de que emprender online es sencillo y que genera éxito en poco tiempo, pero no tiene por qué ser así. Es fundamental planificar, trabajar y valorar lo que realmente necesita tu negocio. En este artículo hablaremos de distintas formas de generar más ventas a través de Internet y qué no debes hacer para quedar rechazado por el mercado.

¿Qué se puede comercializar por Internet hoy en día?

La idea generalizada es que si se quiere tener éxito en Internet solo se necesita tener público suficiente que sustente tu negocio, sea en una página web o mediante redes sociales. Sin embargo, de poco te valdrá tener un blog súper visitado si no eres capaz de exprimirlo económicamente al máximo.

Es necesario tener claro qué vas a ofrecer, a quién te vas a dirigir y cómo vas a acceder a ese mercado. Aquí te damos algunos consejos sobre dónde puedes poner el foco a la hora de ofrecer productos o servicios:

Consultoría: si eres experto en un tema determinado, es la mejor forma de empezar a hacerte un nombre. Por ejemplo, pensemos que eres un asesor legal y trabajas ofreciendo servicios de consultoría sobre el IVA en las transacciones online. y tienes amplios conocimientos sobre la materia. Puedes aprovechar la tecnología para crear un blog y un canal en YouTube con claves sobre el IVA, que podrán hacer de ti una referencia con una audiencia fiel y que acabarán solicitando tus servicios de forma más personalizada.

Servicios: Otra opción para vender por Internet son los servicios, ya sea por ejemplo dar clases de inglés, proyectos de arquitectura para reformas y edificios de nueva construcción, etc. En este caso la atención es personalizada desde el primer momento, con la desventaja de poder captar menos clientes.

Productos físicos: Cada vez más las personas compran en sitios virtuales, porque es mucho más práctico que ir hasta una tienda física. Es una buena opción para quien ya tiene una tienda offline y quiere llevar su negocio más lejos, o para quien desea empezar y vender productos sin tener expensas con el local (alquiler, gastos con luz y agua, etc.). Es necesario contar con una plataforma de pago y un equipo que se ocupe de toda la parte técnica que el website exige. Pero también existen algunas plataformas que ya ofrecen toda la estructura básica de la tienda online, como Shopify.

Productos digitales: llamados también infoproductos, sirven como forma de monetizar tu trabajo de forma permanente en el tiempo, ya que una vez publicado en tu web nunca van a dejar de generar ingresos por ser servicios atemporales.

¿Cómo vender por Internet con éxito?

Hay muchas opciones para generar más ingresos por ventas, aquí te resumimos algunas de las más habituales y que suelen funcionar a medio y largo plazo:

  1. Crear tu propia tienda online
  2. Ofrece tus servicios especializados
  3. Crea infoproductos que puedas rentabilizar.
  4. Crea un sistema de suscripción o membresía para mejorar la fidelidad de tus clientes.
  5. Darte de alta en marketplaces
  6. Usar publicidad para darte a conocer

Veamos con más detalle en qué consisten estos métodos.

Crear tu propia tienda online

Dar vida a una tienda online es una inversión asumible para muchos emprendedores dado que dicho dinero se puede recuperar en poco tiempo si la estrategia trazada es la correcta.

Supone abrir un modelo de negocio que se centra en ofrecer productos o servicios propios que se venden offline y ha llegado la hora de diversificar negocio a través de este canal.

También está cogiendo auge en aquellas pymes que no tienen local físico, sino que directamente se centran en tener su ecommerce ahorrando al máximo. Relacionado con el ahorro y evitar hacer un gran gasto inicial, existe la posibilidad de gestionar tus pedidos a través del drop-shipping, es decir, evitar tener muchos productos almacenados que no sean rentables, a la vez que facilita la logística de tu negocio.

Con un buen gestor de contenidos podrás montar tu tienda online en pocos minutos, analizando bien qué quieres hacer, cómo desarrollar tu ecommerce y contratar tu servicio de hosting en una empresa que ofrezca el mejor soporte técnico que resuelva tus dudas, para que centres solamente en tu interés, que es ganar dinero.

Ofrece tus servicios especializados

Si por ejemplo eres desarrollador web y tienes experiencia en este negocio, quizá te resulte interesante ofrecer tus servicios al público para que te contraten y crees nuevos proyectos para terceras personas.

Eso sí, ten en cuenta que ofrecerte en la Red no es solamente abrir una web y nada más. Todo lo contrario, ya que es imprescindible generar confianza entre tus nuevos clientes y mantener a los que ya tienes en cartera, explicar todos los procesos que realizas de forma sencilla y directa para que el cliente tenga claro lo que estás haciendo, promocionarte correctamente para seguir aumentando tu negocio, etc.

Como modelo de negocio es estupendo, pero te exigirá rendir a un gran nivel todos los días si quieres ganar dinero.

Crea infoproductos que puedas rentabilizar

Ya desde hace años se ha implantado el recurso de los infoproductos o productos digitales como modelo de negocio, dado que se trata simplemente de crear un producto digital que tenga utilidad real para tu nicho de mercado y empezar a venderlo. Son productos que pueden darte ingresos prolongados en el tiempo, ya que una vez publicado en tu web no dejará de estar expuesto a menos que lo retires del mercado.

Ejemplos de infoproductos hay muchos, por ejemplo cursos online sobre SEO, sobre marketing digital, sobre emprendimiento, etc. El público que los consume crece sin parar, por razones como las siguientes:

  1. No se necesita salir de casa para comprarlo.
  2. Si vendes un libro, basta con descargarlo en pocos minutos o segundos.
  3. Si ofreces cursos, el alumno puede hacerlo a su ritmo, donde quiera y cuando quiera.

Crea un sistema de suscripción o membresía para mejorar la fidelidad de tus clientes.

En este modelo, tú como empresa lo que ofreces a cambio de una tarifa mensual o anual (según te convenga) es el acceso a determinada información de forma continuada que otros usuarios “normales” no pueden ver salvo que les convenzas para ser clientes de pago.

Ya vimos en su momento este artículo sobre cómo crear un membership site en WordPress. El objetivo es que los visitantes vean que tu oferta es lo suficientemente atractiva para que pasen a ser clientes “premium” o de pago, obteniendo el acceso a cursos y trucos sobre WordPress. Cada vez que tengas listo un nuevo curso, permitirás a los clientes premium acceder a él antes que nadie, además de poder ofrecerles información adicional sobre WordPress, e incluso ofrecer un consultorio rápido de dudas que puedan tener tus clientes.

Darte de alta en marketplaces

Esta estrategia consiste en hacer que tu página web aglutine productos de diferentes empresas que venderás por una comisión, como por ejemplo la página web de viajes Trivago. El éxito de este tipo de negocios es hacerle más fácil la vida al usuario, enseñándole toda la información que necesita sobre una búsqueda determinada para que contrate el servicio y, a cambio, cobrar una comisión de la empresa originaria del servicio.

Normalmente necesitarás algo más de inversión para montar la herramienta tecnológica pero el potencial es enorme. Si consigues ser la referencia del sector, podrás vender mucho. Es un negocio de volumen y de negociar bien las comisiones con las empresa con las que trabajas.

Usar publicidad para darte a conocer

Prácticamente todo el mundo necesita a la publicidad, para darse a conocer o como forma de vida. Miles de empresas se anuncian en portales como Google o Facebook, que viven y generan gran parte de sus beneficios a costa de la publicidad de pago. Acudir a este método es costoso, no está al alcance de muchos emprendedores cuando están empezando en el mundo online ya que cuesta monetizar el esfuerzo que supone posicionarse en los mejores lugares.

Ya sabemos que hay miles de historias en la red sobre personas que sí han logrado ganar mucho dinero viviendo de la publicidad. Son excepciones, no la norma, por lo que te recomendamos que no les sigas los pasos al pie de la letra, porque puedes llevarte un gran chasco.

¿Cómo elegir tu producto/servicio ideal?

Ante todo, lo mejor que puedes hacer antes de ponerte manos a la obra es ver qué te interesa vender, prestando atención por ejemplo a tus aficiones o aquello que más te apasione, pensando qué productos podrías crear y vender por Internet.

Por ejemplo, si te apasiona la moda, puedes crear un curso online que muestre qué tendencias habrá el año que viene, o cómo sacar el máximo partido a tu vestuario por poco dinero. También puede serte más interesante ser más específico, dirigiéndote a un nicho de mercado más pequeño que busque productos y servicios más personalizados.

Otro aspecto a considerar cuando buscas el producto o servicio ideal para lanzar tu negocio es el esfuerzo a realizar, es decir, si solo es cuestión de invertir dinero para que la empresa salga a flote, o por el contrario necesitas echar más horas de las esperadas para controlar todo.

Como tercer punto clave debes tener en cuenta el mercado, las personas, aquellas que buscan productos y servicios que satisfagan sus necesidades. Tienes que ser capaz de convencerles de que tu oferta es la mejor, para ello lo primero es identificar un mercado y estudiarlo mediante una investigación de los nichos existentes y detectar qué necesitan.

En este sentido, deberías centrarte en los siguientes puntos:

  1. Busca cuáles son los problemas de tus buyer personas que quieres y puedes solucionar, detecta qué necesidades tienen. Una forma rápida de empezar es haciendo búsquedas en Google, Yahoo Respuestas, etc. sobre la temática de tu negocio.
  2. Busca los productos que ya están en el mercado y analiza qué les falta, por dónde puedes obtener una ventaja por diferenciación, pero ojo, que si acabas lanzando un producto totalmente nuevo, es posible que no exista demanda para el mismo.
  3. Analiza tu competencia e inspírate para obtener las mejores estrategias a seguir, pero no las repliques por completo, ya que suele ser un error grave, sobre todo si compites contra empresas grandes.

Ya sé qué voy a ofrecer, pero ¿cómo lo vendo?

Ya has decidido qué producto o servicio vas a lanzar, pero ahora encaras la parte más delicada del proceso, la promoción y venta del mismo. En Internet, conquistar a tus futuros clientes es clave si quieres que perdure tu negocio. Como dijimos antes, para ello es fundamental la confianza, que tus clientes te vean y comprueben que eres de fiar y que les ofreces exactamente lo que necesitan.

Una buena forma de difundir tu contenido y promocionar tus productos es a través de herramientas como un blog o las redes sociales, aunque no son las únicas que tienes a tu alcance. Echemos un vistazo rápido a las más destacadas.

Blog

En su día publicamos un artículo explicando de manera pormenorizada en qué consiste un blog y cómo crear el tuyo propio para empezar a escribir y difundir tu contenido por la Red. Supone una de las vías más importantes para atraer a tu público objetivo, además de ayudarte a mejorar tu posicionamiento en Google de manera orgánica.

Redes sociales

Consideradas como las plataformas de interacción y comunicación más usadas en la actualidad, las redes sociales te permiten mostrar a tus seguidores o público potencial qué ofreces y cómo lo ofreces, creando tu propia imagen de marca y actuando como canal de atención al cliente, para resolver cualquier duda que tenga antes de adquirir tus productos.

Dentro de las redes sociales existentes, dos de las más empleadas para dar soporte al comercio electrónico son Facebook e Instagram. Facebook es la red social más grande del mundo actualmente, con más de 2 mil millones de usuarios que te permite, entre otras cosas, crear campañas pagadas dirigidas, interactuar en tiempo real con tus clientes o divulgar el contenido de tu blog.

Por su parte, Instagram es otra red social muy popular con un enfoque mucho más visual, basado en fotos y vídeos que puedes usar en las “stories” como forma de promocionar tus nuevas ofertas y atraer más clientes.

E-commerce

Tener una tienda online resulta imprescindible hoy en día para cualquier negocio que quiera resolver la duda sobre cómo vender por Internet sus productos. El porcentaje de personas que ya realiza solo compras online crece sin parar, por lo que no estar preparado podría generarte muchos quebraderos de cabeza.

Una tienda electrónica debe funcionar y generar ingresos recurrentes durante todo el año aunque, como sabrás, hay determinadas épocas del año como el Black Friday o San Valentín en los que las ventas se disparan. Por ello, debes tener tu ecommerce a punto con los aspectos clave para triunfar, como buenas descripciones de tus productos y sus ventajas, un proceso de pago que sea sencillo de ejecutar y una página de contacto donde muestres claramente cómo pueden llamarte o escribirte los clientes.

E-mail marketing

Enviar correos electrónicos a tus clientes o suscriptores te ayuda enormemente a mantenerlos fieles a tu marca y que se identifiquen con ella, con la ventaja de ser una forma de comunicación directa, ya que les estás informando de tus novedades directamente a su bandeja de entrada. Es una herramienta de marketing con un coste asequible y que permite también generar campañas segmentadas, dirigiéndote a tu público de forma personalizada.

Errores a evitar sobre cómo vender por Internet

Con todo, lo más normal a la hora de empezar a vender por Internet es cometer errores, pero lo importante es aprender de ellos para no volver a caer y hacer de tu negocio un lugar seguro para tus clientes. Algunos de los errores más comunes son los siguientes:

  1. No diferenciarte: Es muy fácil ver una idea que está funcionando muy bien y tratar de copiarla, sin darle una vuelta para aportar algo nuevo que la diferencie del resto. Un ejemplo que conocemos todos es Ferrari, el fabricante italiano de coches que no vende solo automóviles, sino que detrás del nombre hay historia, algo que muy pocos tienen a su alcance.
  2. No poner el precio real de tus productos: Está más que comprobado que la gente cada vez está más harta de descubrir el coste real de un servicio antes de pagarlo, atraídos por una oferta irrechazable que al final se torna en todo lo contrario. Así que, cuando tengas tu tienda online lista, asegúrate de que los precios reflejan desde el primer momento todos los costes asociados al mismo.
  3. No ser atento: Ayudar al cliente cuando lo necesite, de igual forma que tú también lo querrías de otras empresas, es clave en una buena estrategia de comunicación, porque te ahorrará complicaciones y malos entendidos en el futuro.
  4. No invertir en tu empresa: Tanto por darle confianza a tus clientes como por estar seguro uno mismo de que nada va a fallar, hacer una pequeña inversión al principio puede aliviarte a largo plazo. Usar servicios gratuitos para alojar tu tienda online puede ser contraproducente a largo plazo. Es por eso que te recomendamos invertir en un hosting de calidad para tu ecommerce, para evitar posibles caídas cuando tengas picos de tráfico.
  5. Tener demasiada oferta de productos: Se suele pensar que cuantos más productos, más posibilidades de generar ingresos y dar una atención más personalizada a tus clientes. Pero no tiene por qué ser así, ya que abrumarlos con innumerables opciones de configuración o una cartera demasiado grande podría saturarlos. Es necesario encontrar el equilibrio entre ofrecer lo que el cliente realmente demanda y ofrecerle pequeños ajustes para aumentar su satisfacción.

En conclusión…

El objetivo de este artículo es que tengas una visión sobre cómo vender por Internet y algunos trucos para empezar de forma más sencilla. Con todo, no te olvides de medir tus resultados, analizando qué funciona bien y lo que puede mejorar, trata bien a tus clientes porque sin ellos no eres nadie y, sobre todo, haz de tu pasión tu trabajo, porque nada reconforta más que trabajar haciendo lo que más te gusta.

Author

Cuernosoft

¿Necesitas ayuda? Habla con nosotros