Netflix es una plataforma de contenidos audiovisuales en streaming que te permite ver las mejores películas y series, tanto clásicos como estrenos y formatos de producción propia. Entre tantos contenidos disponibles, a veces es difícil elegir qué ver, por eso la compañía cuenta con un sistema de recomendaciones que sugiere a los usuarios contenidos que les podrían gustar.

A veces las sugerencias son acertadas, pero en otros casos no lo son tanto. Netflix emplea tecnología de «machine learning» para que sus algoritmos vayan aprendiendo según el uso que realiza el usuario, esta tecnología utiliza servidores dedicados en la nube para poder realizar todo el procesamiento de datos, pero… ¿qué aspectos toma en cuenta el algoritmo de la compañía para elaborar el listado de recomendaciones para cada persona?

El algoritmo de Netflix analiza decenas de variables en función del comportamiento del usuario cuando ve contenidos en la plataforma.

Son muchas y algunas se desconocen, aunque sí se saben algunas de estas variables. Por ejemplo, Netflix tiene en cuenta el número de horas que el usuario pasa conectado a la plataforma y si suele ver un tipo de contenidos en particular. Por ejemplo, cuantas más series de ficción vea, más le recomendará, en lugar de documentales históricos, por ejemplo.

Netflix también considera el equipo desde el que se vio un determinado contenido, si fue desde el ordenador, el móvil, el televisor… y ajustará a sus recomendaciones a contenidos similares cada vez que se emplee ese dispositivo. Si se suelen ver vídeos musicales desde el móvil, ofrecerá recomendaciones de contenido musical cuando se vuelva a acceder a Netflix desde el teléfono.

El algoritmo de Netflix recopila toda esa información en una base de datos todo este comportamiento. De hecho, en cada cuenta de Netflix se genera una base de comportamiento distinta para cada uno de los perfiles que haya creados, incluso para la versión infantil, y así no se mezclan gustos, ni recomendaciones, entre ellos.

Pero incluso las recomendaciones que se realizan para una determinada película o serie, no son iguales para todos los usuarios. Por ejemplo, Netflix cuenta con varias postales o imágenes de sus contenidos, cinco por cada serie o película, y en función de los hábitos de navegación del usuario, y de los carteles en los que pulsó en el pasado, muestra una u otra a cada usuario.

Netflix también activa por defecto los subtítulos o traducciones de los contenidos cuando el usuario ya ha visto contenidos similares de esa forma. Si quiere, puede apagarlos, pero en la mayor parte de los casos agradecerá que la funcionalidad ya esté activa automáticamente.

La compañía asegura, eso sí, que toda esa información que recopila es para uso interno, y que no se comparte ni se vende a terceros.

Author

Cuernosoft

¿Necesitas ayuda? Habla con nosotros