Lograr unas buenas fotos con la cámara del móvil a veces no resulta ser tan fácil como parece. Lo mismo ocurre al momento de tratar de tomar un selfie perfecto, si las condiciones no son las mejores, la imagen no cumplirá con tus expectativas. Hay varias cosas sencillas que puedes hacer para mejorar tu entorno y optimizar la calidad de la imagen.

Una buena selfie te ayudará a lucir perfecto en las redes sociales, pero para conseguirlo debes saber qué hacer para que todo juegue a tu favor.

Entonces, si eres de esas personas a las que no se les dan bien las fotos, no te preocupes. Aquí encontrarás cuáles son los trucos que debes aplicar para que tomar un selfie perfecto se convierta en una realidad. Con estos consejos mejorarás notablemente la calidad de las imágenes que obtendrás con la cámara delantera de tu móvil. ¡Empecemos!

– Iluminación: una zona bien iluminada permitirá que la cámara baje el ISO, lo que dará como resultado una velocidad de obturación más rápida. Esto sirve para reducir el ruido digital en la imagen y optimizar la nitidez para que todo se vea más claro y los colores estén mejor representados.

– Recibir ayuda del ambiente: solo deberás ver lo que hay a tu alrededor y decidir qué haría a tu selfie más impresionante. Por ejemplo, si hay una escultura, la obra y tú deberán ser los protagonistas de la imagen. También puedes mostrar una vista o un paisaje hermoso que le dé más vida y contexto a la foto. Cuando hay algo que reflejar, lo mejor es hacer una captura con un ángulo amplio.

– Edición: un truco básico que jamás debes pasar por alto. Tomar la foto es la mitad del trabajo, la otra parte consiste en mejorar lo que has obtenido. Aquí no se trata de ser un profesional, bastará con retocar la exposición, hacer que los colores sean más vivos y corregir algunos fallos.

– Ángulos: puedes ahorrarte mucho trabajo si encuentras un buen ángulo para la foto. Inclinar la cabeza o sujetar el móvil por encima de ella te ayudará a lucir mejor. Tienes que estar atento a los ángulos que te sientan mejor para que les saques todo el provecho.

– Modo retrato: ideal cuando el fondo no es competente o quieres destacar por encima de todo lo demás. Asegúrate de emplear el desenfoque inteligentemente para que la fotografía computacional del móvil mejore la exposición, ilumine tus ojos, blanquee los dientes, etc.

– Complementos: tienes que tener soporte de otras cosas para que el selfie resulte interesante. Por ejemplo, si estás en una cafetería, en la imagen sería apropiado que figurará una taza de café o algún libro que le añada más dinamismo a la captura.

– Una buena pose: si no quieres que tu selfie sea aburrida, una pose te ayudará a salir de la monotonía. No tienes que hacer nada extravagante, será suficiente con saludar a la cámara, mostrar el signo de la paz con tus dedos, sonreír mientras pones las manos sobre tu cabeza, etc., las posibilidades son infinitas. Aquí la meta es evitar una foto gris como si se tratase de tu pasaporte.

Author

Cuernosoft

¿Necesitas ayuda? Habla con nosotros